estadisticas

jueves, 4 de julio de 2013

Al "Aizt-Txiki" por los espolones.

 
Aprovechando mi estancia por tierras vascas para asistir al Azkena Rock de Vitoria, el domingo quede con  José, un amigo gazteizarra,  para hacer una visita al parque natural de Urkiola.
         La idea es subir al Aitz-txiki o Astxiki, enlazando el primer y tercer espolón. Volviendo ha realizar la línea con la que debute en la escalada de la mano de mi cuñado Josu, si la memoria no me falla, hace ya 25 años.
Cuando aparcamos pasadas las canteras de Atxarte las nubes nos impiden ver las cumbres, pero el día se ira abriendo según transcurre la jornada.
 

        Desde donde dejamos aparcado el coche, subimos por un marcado sendero entre el hayedo que en apenas 20 minutos nos deja bajo el primer espolón. A su cumbre subiremos enlazando dos de sus vías más clásicas, "Naufragos nocturnos" y la "Kike".


El primer largo lo hacemos por "Náufragos nocturnos". Es una marcada fisura protegida con anclajes químicos. La roca se encuentra muy lavada, a cada paso el tacto resbaladizo de las presas me hace llevar la mano a la magnesera.


José sube entre bufidos, se ha dejado en casa el magnesio y sube secándose las manos como puede en los pantalones.


El 2º largo se corresponde con el primero de la "Kike". Transcurre encajonado por una estrecha chimenea, protegida con parabolts, de la que por momentos emerge José cual cetáceo a respirar, los pasos pulidos le están haciendo dar lo mejor de si

 
La chimenea es realmente estrecha en algunos puntos. Con la mochila en la espalda me cuesta lo suyo salir de algunos pasos.


    En la siguiente tirada, se sale de la reunión con un corto y aéreo pasaje, bordeando el filo izquierdo de la chimenea que constituye toda la dificultad del largo. Desde aquí, enlazare una sucesión de gradas hasta la cima del espolón.


Recogemos las cuerdas, nos calzamos las zapatillas y  10 minutos más tarde estamos bajo el tercer espolón.


   José parte por un muro algo descompuesto, siguiendo la línea de químicos que protegen el largo. A los 15 metros aproximadamente hace una travesía hacia la izquierda, bordeando el filo izquierdo del muro y cogiendo una fisura que le conducirá hasta la reunión.


Aquí la caliza ya no esta lavada como en el primer espolón y la progresión la hacemos más rápida y con mayor confianza.


José se ha saltado la reunión. Cuando llego, lo encuentro colgando de la reunión de otra vía que se cruza con la nuestra. Ha echo la mitad de mi largo, cosa que le agradezco je,je.


Continuo unos metros por la fisura diagonalmente hacia la derecha, cuando llega al final de la pared, la bordeo por una fácil travesía muy aérea.


La reunión se monta en un nicho donde hay un nido de buitre. Mientras espero por mi compañero, no dejo de barajar la posibilidad de que regresen los inquilinos y me vean como comida servida a domicilio je,je.

 
Al poco aparece por la travesía José, con esa sonrisa en la cara que nunca le abandona. Da gusto salir al monte con este hombre, generoso en el esfuerzo y gran conocedor de la zona.


 Ahora continuo por un largo cortito y fácil que enlazo con el siguiente, alcanzando finalmente la cumbre de la aguja que forma el tercer espolón.

  
 
Recogemos las cuerdas  y seguimos por la cresta hasta la cumbre. Las nubes descubren por momentos las cimas cercanas, permitiéndonos en ocasiones la visión hasta el macizo del Gorbea.
 

El descenso lo hacemos por el cómodo sendero por el que transcurre la vía normal del Aitz-Txiki, descendemos hasta el collado de Artola y continuamos descendiendo por la derecha hacia las praderas de Genzelai con vistas hacia el Untzillaitz, donde llama poderosamente la atención el espolón del Urrestei, al que habrá que hacer una visita .


    Al llegar  al hayedo pasamos bajo los espolones, desde donde podemos ver de perfil la totalidad del recorrido.


 Finalmente regresamos al aparcamiento, bajo las paredes de Labargorri y Eguzkiarre, donde el pasado año estuvimos haciendo la "María y chimenea".
 
 
Si creíais que os habíais librado de las flores vais listos ja,ja,ja. Aquí os dejo este bodegón floral que fotografió José en la cima del tercer espolón.
Gero arte.
 
 

2 comentarios:

  1. Que grande eres Fer,contigo si que da gusto ir a las montaña.
    En la siguiente quedada te llevo unos croquis.
    Un abrazo JBlas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y tu más ja,ja. Nos vemos, maquina.
      Un abrazo.

      Eliminar